viernes, agosto 15, 2014

Películas random en sesión doble

Y aquí vuelvo después de unos meses de inactividad debidos a un desánimo monumental producido por unas películas chungas que podrían elevar al cine turco a la categoría de arte. Aunque hoy no hablaré de ellas (más adelante puede que lo haga). Hoy vengo a hablaros de la doble sesión que me hice ayer con dos películas de ciencia ficción, una de ellas la tenía pendiente desde hacía tiempo (2010: Odisea dos) y la otra me apetecía volver a verla (La Antena). Así que vamos al tema.


2010: Odisea dos es la continuación de la grandiosa "2001: una Odisea del espacio". Antes de nada diré que va a haber spoilers (avisados estáis jejeje).
A ver, yo no me he leído el libro así que no sé si la peli se parece o no a él, la cosa es que me esperaba algo más en la línea de la primera pero con aclaraciones sobre el monolito y lo que me he encontrado es 1 hora y 51 minutos en los que siguen sin explicar lo que es el monolito que encontraron en la Luna en la primera parte, ni lo que es el monolito de 2km que está en el espacio ni los miles de monolitos que se comen Júpiter para convertirlo en un sol y que la luna Europa se convierta en un planeta.
La peli en sí no está mal, pero es demasiado larga para lo poco que cuentan.
Por cierto... una cosa que me intriga es el por qué han usado sonidos de delfines o ballenas para las escenas que ocurren en el espacio.



La Antena es una peli argentina en la que en una ciudad cuyos habitantes se han quedado sin voz, el malo maloso (responsable de todo y que controla la TV, la comida y todo en general) quiere emitir anuncios hipnotizantes para así poder robar a la gente hasta las palabras. Pero hay una amenaza y quiere deshacerse de ella.
La peli es un tanto extraña y paranoica, pero es entretenida. Casi todo el tiempo tienes que estar leyendo subtítulos, pero no unos subtítulos cualquiera. Son enormes y juegan un papel importante en la película. Un ejemplo de ello es cuando un personaje grita por una especie de megáfono y los subtítulos aparecen por el extremo del mismo.
La ciudad en la que pasa todo está llena de personajes extraños pero curiosos como hombres-globo, un niño sin ojos, un hombre rata o tíos que son sombras.
En el tema visual es de lo más raro que he visto en mi vida. Hay mucha croma incluso en escenas que no viene a cuento, pero le da un toque especial a la película.
Y la música es muy buena, al más puro estilo de las que salían en las pelis de Chaplin o Buster Keaton.
La única pega que le pondría es que algunas escenas son más largas de lo que deberían y se hacen pesadas. Aún así es de esas pelis que hay que ver alguna vez en la vida.


Sin gruñidos

Berrea, grita, gruñe, comenta...